Blog » La mochila nueva

La mochila nueva

primaria privada Anne Sullivan

 

Cuando está por iniciar un nuevo ciclo escolar preparamos los libros, cuadernos y material que nuestros hijos necesitarán llevar en la mochila para arrancar con las herramientas que les permitirán plasmar nuevos conocimientos, ideas, dudas, errores y aciertos. A lo largo de los meses, esos útiles los acompañarán; unos se desgastarán, otros se perderán y algunos terminarán con ellos después de tantas experiencias de aprendizaje.

mochila nueva 1

Sin embargo, hoy en día, las mochilas de nuestros hijos deben ir, no solo con esos materiales y libros que los enriquecerán cognitivamente, es necesario que dotemos a nuestros hijos de herramientas socioemocionales que les permitirán adaptarse al cambio de grado, o inclusive de escuela, reconocer a sus nuevos maestros, nuevas formas de trabajo y estructura, nuevos retos, nueva organización de grupos y compañeros que ingresan por primera vez.

Estas situaciones vistas desde los ojos de los niños o adolescentes pueden representar una verdadera amenaza. Son aspectos que pueden vulnerar la seguridad y confianza en sí mismos y su entorno. Si bien es cierto que como adultos somos sobrevivientes de este cúmulo de situaciones estresantes, hoy hay más conciencia sobre los efectos emocionales que se generan durante el desarrollo de los niños.

Después de una pandemia y de un ritmo acelerado de vida, nuestros niños están más expuestos a trastornos de ansiedad, baja tolerancia a la frustración que se suma a la clara necesidad de los padres de protegerlos de todo aquello que atente contra su felicidad.Escuela Anne Sullivan

Ante esto, es necesario que nuestros niños vivan cada cambio, etapa o circunstancia con la contención de papá y mamá, quienes son la principal fuente de seguridad y bienestar. Para ello, es importante alentar a los niños sobre los beneficios que puede traer consigo el cambio, los retos que nos permitirán dar lo mejor de nosotros mismos y la oportunidad de conocer gente nueva, es decir, nuevos maestros y compañeros nuevos o a aquellos con los que han crecido pero que cada ciclo maduran, crecen y se transforman, lo que orilla a un constante reencuentro con aquellas personitas con las que conviven gran parte de su día y con la que comparten experiencias de aprendizaje.

Enfrentar los cambios desarrolla la habilidad de ser flexible, de esa manera podemos entender que las cosas no siempre están bajo nuestro control, que no saldrán tal y como lo esperamos y que las personas que se presentan en nuestra vida nos traerán aprendizajes a través de la interacción. Las habilidades sociales favorecen que a través de la tolerancia se acepten las diferencias, se aprenda a expresar necesidades, acuerdos y desacuerdos, que se generen recursos para resolver conflictos, negociar, conciliar, dar y recibir, en resumen, convivir de forma cordial y respetuosa. 

En casa se modelan conductas que favorecen todo lo anteriormente mencionado, la forma cómo nos expresamos de otros, cómo manejamos la frustración o los conflictos de pareja. Recordemos que los niños y los adolescentes aprenden de lo que ven más que de los discursos que en muchas ocasiones reflejan incongruencia entre lo que se dice y se hace. Este es el reto que toca a los adultos que rodean a los niños, pues de ahí se conforma el marco de referencia que impactará en su vida más allá de los útiles que cargan en su mochila. 

En Anne Sullivan trabajamos en conjunto con las familias para detectar aquellas dificultades que se puedan presentar en el área social, desde preescolar hasta secundaria. Con el apoyo del área de Formación Humana buscamos estrategias para fortalecer este aspecto en el desarrollo de nuestros alumnos.

 
Te invitamos a formar parte de la Familia Anne Sullivan.